Institucional -> Noticias

Profesionales y estudiantes de arquitectura fueron reconocidos en la Legislatura por ganar un concurso internacional sobre viviendas para los más necesitados

14-12-2018
El certamen, organizado por una plataforma digital europea, proponía el diseño de casas de emergencia para ser construidas en Paraguay, en forma conjunta con la organización Techo de ese país. Los estudiantes Alan Kruk y Josías Grade, y los arquitectos Elías Barczuk y Matías Falero, ganadores del primer puesto, recibieron un reconocimiento en el Salón de las Dos Constituciones.
El diputado Juan Pablo Ramírez expresó el reconocimiento a los jóvenes profesionales y estudiantes de arquitectura, quienes “se destacaron en el concurso internacional con mucho esfuerzo y dedicación” y lograron “el primer puesto entre 130 concursantes de todo el mundo”.

“La Cámara de Representantes se destaca por poner en valor al conocimiento, el estudio y la capacitación de nuestros jóvenes misioneros, por decisión política del presidente, Carlos Rovira”.

Resaltó “el esfuerzo y la dedicación de mucho tiempo, y el acompañamiento de la familia y los amigos” de los ganadores, y planteó la importancia de apostar a “una educación de calidad, para obtener una provincia más pujante y de vanguardia”.

Matías Falero, explicó que el prototipo ganador que elaboraron partió del “análisis de las formas de vida y las costumbres que hay en Paraguay, que son muy similares a las nuestras”. Contó que estudiaron “la vivienda que actualmente los paraguayos la toman como propia”, la cual posee “dos núcleos habitables en sus extremos, con una galería en el medio”.

“Nuestra propuesta reinterpreta la vivienda y da la posibilidad de que se pueda cerrar en su totalidad, o abrirse, da mucha flexibilidad para que cada familia pueda adaptarla a su necesidad”, expresó.

También contó que “al ser una vivienda de emergencia debía ser simple, para que sea construida por los voluntarios, que no tienen conocimiento especializados en construcción”. Para eso, utilizaron elementos preensamblados para montar la estructura en el lugar de instalación, para que luego los voluntarios la armaran.

Contó que la vivienda está construida en madera, con el techo de chapa, que se puede armar en diferentes formas, incluso cerrar con ladrillo u otros elementos, e incluso ampliar, en el caso de que cambien las necesidades de la familia.

Recordó que tuvieron en cuenta el transporte, para que “todos los elementos puedan ser llevados en un camión mediano” y así minimizar los gastos. El requisito de innovación que exigía el concurso también lo resolvieron proponiendo la recolección de agua de lluvia, una huerta y un pequeño calentador solar. “Lo más difícil fue sintetizar todo para que sea lo más económico posible y que el confort sea el óptimo”, resumió.

El decano de la Facultad de Arquitectura de la sede de la Universidad Católica de Santa Fe en Posadas, Pablo Pachoud, expresó la alegría de que un trabajo de los egresados de esa casa de estudios “trascienda con el conocimiento y genere propuestas innovadoras adecuadas al medio, que también podrían adecuarse a Misiones”.

“Nuestros participantes alumnos tienen un sentido de pertenencia al lugar y pueden, a través del conocimiento y la investigación, hacer propuestas reales para quienes más necesitan”, reconoció.

“Es importante que nos sepamos adecuar a las posibilidades que nos da nuestro medio, donde la creatividad se ve más exigida y el valor se multiplica: la innovación está en poder administrar recursos escasos", concluyó.

También participaron de la ceremonia la presidente de la Comisión de Educación de la Cámara, María Inés Rebollo; y director de carreras de la  Universidad Católica de Santa Fe, Jorge Falero.